¿Cuál es el verdadero origen de esta catástrofe?

HISTORIA EN BREVE

  • Francis Boyle, quien redactó el Acta Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989, considera que el COVID-19 es un patógeno que escapó de las instalaciones de Bioseguridad Nivel 4 de la ciudad de Wuhan
  • Un artículo en “The Lancet” publicado por médicos que trataron a algunos de los primeros pacientes en China, demostró que el paciente cero (aquel que se cree que comenzó la transmisión) nunca tuvo contacto con el mercado de mariscos de Wuhan. Además, no se vendían murciélagos en ese mercado ni en sus alrededores
  • El SARS-CoV-2 parece ser un coronavirus de murciélago modificado para integrar proteínas que permiten que el virus ingrese a las células al unirse a los receptores ACE-2
  • Al parecer, el virus pudo haber sido modificado para integrar una proteína del VIH conocida como GP141, que tiende a dañar el sistema inmunológico. Una tercera modificación parece involucrar nanotecnología, lo que permite que el virus permanezca en el aire por más tiempo
  • Aunque el laboratorio de Bioseguridad Nivel 4 pudo haber filtrado el virus, al parecer esta creación no está limitada a los chinos. Instalaciones de investigación financiadas por los NIH y los Estados Unidos y en colaboración con el laboratorio de Bioseguridad Nivel 4 de Wuhan participaron en la investigación con el fin de que el SARS sea un arma letal

Francis Boyle, es un antiguo miembro de la junta del Consejo de Genética Responsable, y profesor de derecho internacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Illinois.

Su formación académica incluye una licenciatura de la Universidad de Chicago, un doctorado en derecho (abogado) de Harvard y un Ph. D. en ciencias políticas. Durante décadas, se ha opuesto al desarrollo y uso de armas biológicas, y ahora sospecha que el COVID-19 podría ser una de ellas.

De hecho, Boyle fue quien solicitó la creación de regulaciones sobre la guerra biológica en la Convención sobre Armas Biológicas de 1972; así mismo, redactó la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989, que fue aprobada por unanimidad por ambas cámaras del Congreso y promulgada por George Bush.

En nuestra primera entrevista el 8 de marzo del 2020, compartió su opinión sobre los orígenes del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. En este artículo, continuamos con este tema, a medida que surgen más detalles sobre el virus.

En nuestra última entrevista, planteamos que Boyle no tiene ninguna capacitación formal en virología. Cuando se le preguntó qué lo califica para hablar sobre este tema explicó lo siguiente:

“Fui a la Universidad de Chicago, que es una de las mejores universidades del país. Allí tomé una secuencia de pre-medicina, que era bioquímica, biología de poblaciones y genética, y obtuve muy buenas calificaciones.

Competía con todos los estudiantes de pre-medicina de la Universidad de Chicago y mi compañero de laboratorio asistió a la Escuela de Medicina de Harvard.

Gané el premio Sigma Zi de la Universidad de Chicago y el premio en biología en mi año de graduación. Entregaban uno de estos premios por año y generalmente era para los estudiantes de último año, pero tuvieron que hacer una excepción porque mi graduación sería antes.

No soy científico, pero una de las razones por las cuales el Consejo de Genética Responsable me pidió que me involucrara es porque mis conocimientos en este campo eran bien conocidos por mis amigos en la facultad de Harvard, y así es cómo me involucré.

Tuve una excelente formación básica en la Universidad de Chicago, y mis profesores en Harvard me avalaron. Entonces, cuando solicitaron mi presencia poco después de la fundación del CRG en 1983, acepté y me pidieron que me ocupara de las armas biológicas”.

El SARS-CoV-2 podría ser un arma biológica

Nuevo coronavirus” significa que es un virus nuevo que no se sabía qué podría infectar a los humanos. Se cree que el SARS-CoV-2 se transmitió a través de un animal (transmisión zoonótica), específicamente a través de los murciélagos. Boyle descartó esta noción en nuestra entrevista, y aún rechaza la idea.

Aunque un artículo ampliamente citado, publicado en la revista Nature el 3 de febrero del 2020, afirma que el SARS-CoV-2 es un virus de origen murciélago que se transfirió a otras especies, el trabajo de Shi Zhengli, uno de los autores del artículo, estaba involucrado en la creación del virus del SARS. (Otro artículo publicado ese mismo día reitera la idea de que la pandemia COVID-19 se transmite a través de un animal).

Sin embargo, según Boyle, otro artículo científico establece que este es un virus sintético que no se transmitió de esta manera sin intervención humana.

Un artículo en The Lancet publicado por médicos que trataron a algunos de los primeros pacientes en China demostró que el paciente cero, aquel que se cree que comenzó la transmisión, nunca tuco contacto con el mercado de mariscos de Wuhan.

Además, no se vendían murciélagos en el mercado o a sus alrededores. Al menos un tercio de las personas que se revisaron tampoco habían tenido ninguna exposición o relación con el mercado. Estos datos respaldan la hipótesis de que el SARS-CoV-2 no se transmitió de esta manera, sino que es un virus diseñado.

Incluso los políticos y las agencias de inteligencia de los Estados Unidos han comenzado a sospechar que el virus se filtró del laboratorio de Bioseguridad Nivel 4 (BSL4, por sus siglas en inglés) de Wuhan. En nuestra primera entrevista, Boyle discutió la investigación que establece que el nuevo coronavirus es SARS, que es una versión del coronavirus con ciertas capacidades adicionales que aumentan su virulencia (hace que se propague más fácil y rápido).

“También consulté el artículo científico en el que la junta de salud de Australia que trabajaba con Wuhan, modificaron genéticamente el VIH en el SARS”, explica Boyle. “Entonces, todo eso se puede verificar en artículos científicos. Además, creo que lo regresaron al laboratorio BSL4 de [Wuhan] y le aplicaron nanotecnología.

El tamaño de las moléculas es de 120 micras, lo que me indica que se trata de nanotecnología. Es [algo] que se necesita hacer en un BSL4, mientras que la nanotecnología en armas biológicas es tan peligrosa que las personas involucradas deben utilizar un traje espacial con aire portátil.

También sabemos que una de las instituciones que cooperaron con este laboratorio fue Harvard, y que el presidente del departamento de química de Harvard, el [Dr. Charles Lieber], especialista en nanotecnología, estableció un laboratorio completo en Wuhan donde [según los informes] se especializó en aplicar nanotecnología en la química y la biología.

Supongo que, según lo que he leído, trataron de militarizar a juntos. Y ese es el virus con el que estamos lidiando ahora.

Entonces, es SARS, que es un agente genéticamente modificado. Tiene propiedades de adquisición funcional, lo que lo hace más letal y más infeccioso. Tiene VIH también.

Eso fue confirmado por un científico indio y parece que la nanotecnología está involucrada, ya que un científico del MIT descubrió que se trasladaba hasta 27 pies por el aire. Y supongo que eso fue en condiciones de laboratorio.

Por esta razón creo que es tan infeccioso, por qué la [recomendación de distanciamiento social] de los CDC es absurda, ya que es de 6 pies. Incluso duplicar esa distancia no ofrece ningún beneficio. Si la nanotecnología está involucrada, puede flotar en el aire.

No estoy diciendo que China causó esto deliberadamente. Pero está claro que estaban desarrollando un arma biológica muy peligrosa que nunca antes se había visto, y se filtró fuera del laboratorio.

Y tal como lo menciona el Washington Post, los funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos [informaron] a Washington que había una falta de procedimientos de seguridad en ese laboratorio. También sabemos que el SARS se ha filtrado de otros laboratorios de armas biológicas de China. Así que, creo que eso es lo que sucedió.

Creo que hasta que nuestros líderes sean transparentes, tanto en la Casa Blanca como en el Congreso y nuestro gobierno estatal, y admitan que se trata de un arma biológica extremadamente peligrosa, no creo que podremos enfrentarlo y detenerlo, y mucho menos derrotarlo”.

Publicidad

 


Origen del SARS-CoV-2

Aunque Boyle dejó en claro el origen del SARS-CoV-2 en nuestra conversación, cuando comencé a investigar fue realmente impactante porque uno de los principales investigadores del artículo del 2015 de la Universidad de Carolina del Norte, titulado “A SARS-like Cluster of Circulating Bat Coronaviruses Shows Potential for Human Emergence”, fue el Dr. Shi Zhengli, un virólogo que en el 2010 publicó un artículo que discutía el uso del virus del SARS.

Aunque el coronavirus que se encuentra en los murciélagos puede ser SARS, generalmente no infecta a los humanos ya que no se dirige al receptor ACE-2. El agente infeccioso que causa esta pandemia es conocido como SARS-CoV-2, donde el SARS significa “infección respiratoria aguda grave” y CoV-2 indica que es un segundo tipo de coronavirus del SARS que infecta a los humanos.

El SARS-CoV-2, contiene la modificación genética para unirse a los receptores ACE2 en las células humanas, lo que le permite que se desarrolle una infección. Las publicaciones de Shi demuestran que diseñó este coronavirus a un virus que se transmite a través de las especies e infecta a los humanos. De hecho, ha estado trabajando en esto durante más de 10 años.

“Es por eso que explique que el SARS es un arma de bioingeniería”, explica Boyle. “Y [la Universidad de] Carolina del Norte y el laboratorio de Australia estaban tratando de hacer algo aún más peligroso con una nueva funcionalidad y el VIH. Entonces el SARS era un [agente] de guerra que se filtró, y dio origen a la epidemia del [COVID-19]”.

Además, un documento de la India que fue retirado por la presión política, demuestra que una proteína con envoltura del virus del VIH conocida como GP41 se integró en las secuencias de ARN del SARS-CoV-2. Es decir, el virus del VIH fue modificado en el SARS.

En resumen, el SARS-CoV-2 parece ser un coronavirus de bioingeniería, que comenzó siendo benigno y no se podía transmitir a los humanos. Shi luego modificó el virus para integrar las proteínas que permiten que el virus ingrese a las células humanas al unirse a los receptores ACE-2. Esa fue la primera modificación.

La segunda modificación se dio al integrar una proteína del VIH conocida como GP141, que tiende a dañar el sistema inmunológico. Una tercera modificación parece involucrar nanotecnología para que el virus sea lo suficientemente ligero como para permanecer en el aire durante mucho tiempo, lo que le da un alcance de hasta 27 pies.

Arresto de experto en nanotecnología en conexión con el laboratorio de Wuhan

Aunque el laboratorio de Bioseguridad Nivel 4 de la ciudad de Wuhan pudo haber filtrado el virus, al parecer esta creación no está limitada a los chinos. Como señaló Boyle, el presidente del departamento de química de Harvard y experto en nanociencia, el Dr. Charles Lieber, fue arrestado a principios de este año por agencias federales, por supuestos tratos ilegales con China. Leber ha negado las acusaciones.

La Universidad Tecnológica de Wuhan (WUT, por sus siglas en inglés) supuestamente le pagó 50 000 dólares al mes del 2012 al 2017 para ayudar a establecer y supervisar el Laboratorio Nano Key de WUT-Harvard.

También recibió otros 150 000 dólares al mes en gastos de subsistencia del programa ‘Thousand Talents’ de China. El problema era que los funcionarios de Harvard afirman que no habían aprobado el laboratorio y que no lo supieron hasta 2015. Boyle comenta lo siguiente:

“La declaración de que Harvard no sabía nada, es absurda. Estudie siete años en Harvard. Tengo tres títulos de Harvard. Fui catedrático de Harvard durante 2 años.

Por supuesto, Harvard sabía que su presidente del departamento de química tenía este laboratorio en Wuhan, donde trabajaba en nanotecnología con materiales químicos y biológicos. Todo fue reportado. Y no dijeron cuáles eran los materiales. Ahora se ha informado que Harvard era una institución que cooperaba con este laboratorio en Wuhan”.

Investigadores trabajan en la ganancia de función a la gripe española

Si creemos que el SARS-CoV-2 es malo, no se trata de la versión militarizada de la gripe española, que también se ha estado desarrollando, según Boyle. Quien explicó lo siguiente:

“El trabajo [de la Universidad de Carolina del Norte] era muy peligroso y lo sabían en ese momento.

El artículo científico de la UNC [junto con] el científico [Shi Zhengli] explica que ‘Se realizaron los experimentos con los virus recombinantes SHC014 quiméricos y completos antes de la cancelar el financiamiento para la investigación del GOF y desde entonces los NIH han revisado y aprobado el financiamiento para el continuar el estudio’.

Dice recombinante, por lo que admiten que fue una investigación de nueva adquisición funcional. Los Institutos Nacionales de Salud detuvieron la investigación. ¿Por qué? Debido a una carta que emitió un grupo de científicos que expresaba que este tipo de trabajo podría ser peligroso. Por lo tanto, tuvieron que detener la investigación a pesar de la financiación de los NIH.

Leí la carta de los NIH a la Universidad de Carolina del Norte, y el UNC estaba haciendo dos proyectos de investigación de adquisición funcional. El otro estaba con el Dr. [Yoshihiro] Kawaoka de la Universidad de Wisconsin, quien había recreado el virus de la gripe española para el Pentágono.

De acuerdo con la carta, Kawaoka también estaba realizando una investigación para la adquisición funcional sobre el virus de la gripe, concluimos que era el virus de la gripe española. No decía que se trataba de la gripe española, pero detuvieron este tipo de investigación mortal.

Quiero decir, todos conocemos el alcance de la gripe española, mientras que las propiedades de adquisición funcional la hacen aún más letal e infecciosa. Eso es exactamente lo que estaba sucediendo en el laboratorio de la UNC”.

Aunque los NIH detuvieron el financiamiento para este tipo de investigación para la adquisición funcional de los patógenos letales en 2014, la autorizó nuevamente en diciembre del 2017, mientras que Boyle sospecha que el trabajo de Kawaoka también pudo iniciar nuevamente, aunque aún no existen pruebas sobre esto.

“Entonces, este era un trabajo peligroso que estaba ocurriendo en el laboratorio de UNC. Los NIH lo financió, así como el NIAID bajo las órdenes del Dr. Fauci. Sabían exactamente lo peligroso que era. Lo detuvieron y lo reanudaron”, explica Boyle.

¿Pueden imponerse sanciones por violaciones al tratado de guerra biológica?

Como se mencionó anteriormente, Boyle es profesor de derecho internacional y redactó un tratado sobre agentes y armas biológicas. Esa ley aún está en vigor y proporcionaría cadena perpetua para todos los involucrados en crear y liberar el SARS-CoV-2, si se dictamina que es un agente de guerra biológica.

“El artículo de UNC, dice que se trataba de moléculas sintéticas y en la ley de armas biológicas de 1989, criminalicé a las moléculas sintéticas.

Al principio, todo el movimiento de biología sintética fue creado por los Pentágonos DARPA. Financiaron todo el asunto. Mientras que el dinero de DARPA está detrás de la biología sintética, el impulso genético y todo lo demás.

Y es por eso que, en la primera convención de biólogos sintéticos, una de sus recomendaciones fue la derogación de la ley antiterrorista de armas biológicas, porque tenían la intención de utilizar la biología sintética para fabricar armas biológicas.

La ley aún se aplica. Proporciona cadena perpetua para todos los científicos involucrados en la Universidad de Carolina del Norte y todos los que financiaron este proyecto, por saber que era peligroso, y eso incluye a Fauci y [personas en] los NIH, la UNC, la Administración de Alimentos y Medicamentos, el Instituto del Cáncer Dana Harvard y la Organización Mundial de la Salud.”

Entonces, ¿es posible poner en marcha el proceso de justicia? Boyle explica lo siguiente:

“Existen dos maneras de hacerlo. Primero, es necesario presionar al Departamento de Justicia para que procese a estas personas. Lo cual podría ser muy difícil. Los estatutos federales requieren que los abogados de los Estados Unidos presenten los cargos.

La ley también se aplica en Carolina del Norte. No he investigado la ley de Carolina del Norte, pero fui contratado allí para enseñar derecho penal durante siete u ocho años.

Para que sea penado, es necesario demostrar una grave indiferencia hacia la vida humana. Lo cual es necesario para el homicidio.

Entonces, si no podemos lograr que [el procurador general William Pelham] Barr firme la orden para enjuiciar a estas personas, es posible que el fiscal de distrito, el fiscal estatal, el fiscal general en Carolina del Norte, instituyan y acusen a todos los involucrados por homicidio.

Y eso podría incluir hasta asesinato, malicia de previsión. El elemento clave puede ser una grave indiferencia a la vida humana. Y está claro en [el documento de la UNC del 2015], que sabían que era una adquisición funcional, lo detuvieron porque era peligroso, pero lo volvieron a aprobar.

Entonces, creo que, para acusar a estas personas bajo la ley de Carolina del Norte por las autoridades legales de Carolina del Norte, se podría utilizar la ley de Antiterrorismo de Armas Biológicas de 1989, si el gobierno federal no lo hace. Pero quiero aclarar que, no conozco la ley de Carolina del Norte”.

¿La clave podría centrarse en clausurar todos los laboratorios BSL4?

Boyle está convencido que es necesario clausurar todos los laboratorios BSL3 y BSL4, así como todo el trabajo con patógenos letales. “Todos son peligrosos”, explica. “Son una catástrofe inminente. Y ahora esto ha sucedido. Estamos cara a cara”.

El COVID-19 no es tan devastador como la Peste Negra o la gripe española de 1918, los cuales tuvieron una cifra de fallecidos impactante sin la ayuda de moléculas sintéticas y nanotecnología.

La sola idea de que cualquiera de estas enfermedades pueda volver a aparecer de una manera más mortal debería ser lo suficientemente aterradora para que el mundo se una y diga: “no queremos ni necesitamos ese tipo de investigación”. Está por ver si eso realmente sucederá.

Para concluir, aunque Boyle considera que el COVID-19 tiene la capacidad de convertirse en un asesino pandémico grave, no concuerdo del todo. Con base en todos los datos que he investigado, sospecho que el número de fallecimientos por las dificultades económicas y el estrés emocional será mucho mayor que la enfermedad en sí.

Fuente

Sígueme

lougalez

http://www.eradorada.net/
http://www.hermandadgalactica.info/
http://mujer.queretarotimes.com/
http://www.tiruki.com/es/
lougalez
Sígueme

About The Author


lougalez

http://www.eradorada.net/ http://www.hermandadgalactica.info/ http://mujer.queretarotimes.com/ http://www.tiruki.com/es/

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: